Sexo en Vivo


Sexo en Vivo : Voyeurismo

El sexo en vivo es aquello que buscan los amantes del voyeurismo, que está caracterizado por una busca incesante del placer sexual a través de la contemplación de los genitales ajenos o del acto sexual realizado por otras personas.  En el voyeurismo se da una gran excitación sexual con la observación de personas que están desnudas, desnudándose o en plena actividad sexual.  El voyeurismo puede también ser conocido como escopofilia. Antes de continuar en nuestra sección de sexo en vivo, puedes dar un vistazo a diferentes aspectos sexuales del voyeurismo.

En el sexo en vivo y la actividad voyeurística la gratificación o la excitación sexual se produce mediante el sentido de la visión, pues es por la percepción de los estímulos visuales ligados al sexo que tal fenómeno ocurre. Generalmente es en el acto de observar, “mirar”, donde está la finalidad del voyeruismo, pues es allí donde se va a obtener la excitacion sexual, siendo que no se intenta siquiera cualquier actividad sexual con la persona que está siendo observada.  El individuo voyeur también puede durante un recuerdo de la observación que fue testigo, sentirse excitado y masturbarse, y hasta llegar al orgasmo.  Es muy común que esos individuos tengan fantasías sexuales con las personas a quien observan, pero una curiosidad interesante es que generalmente ninguna experiencia sexual real se concretice con la misma.  Raramente eso ocurre.

El amante del sexo en vivo o voyeur tiene en su forma más severa la conducta de espiar, observar, mirar sin que el otro sea visto, en las situaciones de desnudarse o en actividades sexuales.

Ese comportamiento voyeur puede ocurrir antes de los quince años de edad, y su curso tiende a ser crónico.

Sabemos que en el niño el comportamiento voyeur se hace bastante probable, existiendo la posibilidad de un acontecimiento habitual de mirar a los hermanos, a la propria madre y al padre desnudos.  Hasta los “famosos” juegos de “jugar al médico”, tiene contenido voyeurístico, pero no podemos dejar de resgistrar aqui que tales juegos incluyen los elementos de curiosidad y ganas de explorar lo aún desconocido, proprios de la edad y característica clásica de la fase genital, que ocurre entre los cuatro y cinco años de edad, fase también conocida como complejo de Edipo.  Sin embargo anterior a esa fase, en la llamada fase fálica, ocurre que el niño comienza toda una estructura, un modelaje en torno a su género sexual.  En esa fase, comienza toda la curiosidad sexual, un interés por el proprio cuerpo, principalmente por los genitales, manifestándose ahí la masturbación y el exibicionismo.  Siendo esa fase mal administrada por los padres y responsables, puede ser que se den en el futuro comportamientos sexuales desviados, como la bisexualidad, el voyeurismo y hasta individuos con tendencias psicópatas.

Existen las relaciones sexuales de muchos adultos que envuelven directa o indirectamente algunas formas de voyeurismo, como las personas que les gusta hacer sexo con la luz encendida, los cuartos con decoración de muchos espejos, en fin, todo eso confiere a esos gustos un aspecto voyeur.

Así como existen aquellas personas que se excitan al manosear material sexualmente orientado, como la inclusión de escenas sexuales de libros, revistas, películas pronograficas, y eso denota un potencial dotado de excitación por el sentido de la visión, que como ya sabemos, está mucho más presente en los hombres.

Visto eso, percibimos que la actividad voyeurística posee en su contexto sociocultural una diversidad caracterizada justamente por el envolvimiento en la contemplación de actividades sexuales en cines, teatros, revistas.  Por lo tanto tales formas de comportamiento sexual matizan fuertemente la “normalidad”, o sea, la aceptación de la actividad por el individuo, ya que ese está inserto en un contexto interpersonal, cultural y social.

Así ocurre que algunas veces, el voyeurismo contiene  implicaciones ilegales, puesto que la ley condena  las actividades como el “Peeping Tom”.  Vea a continuación un breve relato histórico y explicativo para el término “Peeping Tom”:

“En la edad media, cierto señor feudal maltrataba demasiado a los demás habitantes del pueblo con los impuestos.  Su mujer Lady Godiva, muy querida del pueblo, dudando de su popularidad, del cariño que le tenían, le propuso cruzar el pueblo “desnuda”, como  se decía en aquel tiempo, segura de que ningún súbdito la miraría, de que, todos se encerrarían en casa.  Así fue hecho:  Ladyship montada en un yegua blanca recorrió el poblado y todos respetusos, recojidos, cerraron puertas y ventanas.  Pero cierto Tom, muchacho pícaro (quiza futuro desviado) dio una ojeada (“to peep”, en inglés), con lo que se aseguró de particularidades anatómicas de la señora condesa; y de lo que se vanglorió  y contó minunciosamente.  De ahi el nombre “Peeping Tom” , “tom que espía .  Pero el conde emocionado con la actitud del pueblo, suspendió el cobro de cierto título recién lanzado. La expresión “Peeping Tomismo” se utiliza para designar el voyeurismo”.

Veamos ahora los criterios diagnósticos para el voyeurismo, según el DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders):

A) Durante un período mínimo de seis meses, fantasías sexualmente excitantes, recurrentes e intensas, impulsos sexuales o comportamientos envolviendo el acto de observar a una persona desnuda, al desnudarse, o en actividad sexual, sin sospechar que está siendo observada.
B) Las fantasías, impulsos sexuales o comportamientos causan sufrimiento clínicamente significativos o comprometimiento en el funcionamiento social u ocupacional o en otras áreas importantes de la vida del individuo.

La existencia de muchas modalidades por las cuales se vincula el voyeurismo deben tener la consideración de lo que es normal o no, y eso hace  que exista una exigencia para una evaluación crítica en función a los tipos particulares de comportamiento, de la adecuación en relación a la edad del individuo, de la aceptación por las personas vinculadas y de uso cuantitativo de esta forma de gratificación sexual.

Sabemos que la persona desviada no consigue desarrollar sus actividades sexuales de otra forma que no sea aquella por la cual siente deseo, por eso la importancia para distinguir actos sexualmente desviados de procesos desviantes.  Podemos brevemente citar aqui que los procesos desviantes comprometen la personalidad del individuo juntamente con el acto.  Las personas saludables pueden envolverse en situaciones sexuales desviadas esporádicamente sin hacerse desviantes en su conducta diaria.  Es un tema muy rico en contenido y podemos estudiarlo en otro artículo.
Vimos aqui entonces, algunas cuestiones considerables del voyeurismo. Ahora, puedes disfrutar de los mejores enlaces de sexo en vivo que publicamos a continuación.

Adriana Sommer
Sexóloga



Enlaces de Sexo en Vivo

Chicas Videochat :  Sexo en vivo, Saint seiya, anime, los Caballeros del Zodiaco, Manga
Sexo Webcams :  Sexo en vivo con video webcams
El Arnaldo :  Sexo en vivo con El Arnaldo
Sexo Adictas :  Viciosas del Sexo virtual
Sexo Viciosas :  Sexo en Vivo
Videos y Webcams:  Sexo en Vivo con Videos y Webcams


Mujeres casadas buscan hombres para sexo Mujeres maduras buscan hombres para sexo


Sexo en Vivo InterracialSexo en Vivo Oral  
Sexo en Vivo Gay   
Sexo en Vivo Anal   

Sexo anal - Kamasutra - Sexo - Sexo Webcams - Videos Posiciones Sexuales - Sexo oral - Chicas con Webcam - Strippers en Valencia - Escorts - Fiestas despedidas de soltero Posturas sexuales Sexo anal

© Sexo-mucho-sexo.com
Sexo-mucho-sexo.com tiene todos los derechos reservados del contenido gráfico y escrito de este website en lengua castellana. Dicho contenido no puede reproducirse sin permiso expreso del titular.
free hit counter
Free Hit Counter